Fés, Meknés, Chefchaouen, Tetuán (primera parte)

Después de un día y medio en Fés, decidimos cumplir con nuestra costumbre y por tercera vez alquilamos un coche para hacer el consueto viaje itinerante e ir a ver Meknés, Chefchaouen y Tetuán.

Reservé el coche desde España y justo después de aterrizar a Fés, empecé a buscar el sitio de alquiler de coche para no perder el tiempo dos días más tarde, cuando habríamos tenido que cogerlo. El aeropuerto de Fés es muy pequeño pero de la agencia en cuestión no había rastro.

Hmmm un timo? No creo… Pregunté a un guardia que me dijo que también había puestos de agencias en el exterior, en el aparcamiento del mismo aeropuerto. Menos mal! Salí fuera con el volante impreso en la mano, la maleta en el otro, y me relajé un poco esperando a que mi madre se acabase su damnado cigarro.

Se me acercó un chaval de cara triste y me preguntó (como siempre en Marruecos) qué estaba buscando. “Nada que te pueda interesar” pensé, pero le contesté que simplemente estaba buscando una agencia de alquiler de coches. Él entonces me cogió de la mano el volante (yo seguía sin soltarlo) y me dijo que era su agencia. Sospeché que me quería timar o alquilar un coche de los suyos. Habría sido mucha casualidad, no?.. yo no estaba buscando nada, no era ni el día de mi reserva, no tenía precisamente la pinta de quien estuviese buscando algo en concreto (estaba esperando a mi madre) y.. bueno.. cómo es que me paró justo a mi? Una corazonada?

El tío me hablaba en francés porque no sabía ni inglés (y yo no me estaba enterando de nada). Él estaba algo molesto porque veía que yo no estaba muy convencido, pero no insistió ni quería adelantar la fecha del contrato. Simplemente me dijo que en un par de días yo habría tenido que ir ahí o llamarle. Me apuntó su número de teléfono, se encendió un cigarro y se fue.

Pues, hice mal en sospechar de él.. Otra vez más. Hay que admitir que fue mucha casualidad. Pero dos días después estaba él en el aeropuerto, con el coche listo. Como siempre, tuvimos problemas porque yo tengo la tarjeta de débito y hace falta la de crédito para que te dejen uno. Es cierto. Pero siempre hay una solución. El tío pareció bastante estricto, quería una fianza de 900 euros. ¡Maldita sea! Bueno, está bien, la agencia existe y el tío trabaja ahí. Me cobró 900 euros más (que me habría devuelto al entregar el coche)

La cerradura del maletero de atrás estaba medio rota y se quedaba bloqueado cada dos por tres, un problema que nos pesó un poco durante todo el viaje. Pero bueno..

Dejamos Fés hacia Meknes, otra ciudad de alto interés turístico. Siempre se acopla a Volubilis, un sitio a unos 10 km de la ciudad en que se hallan ruinas romanas. Siendo yo medio romano y conociendo bien Roma, la sacrificamos para poder llegar a Tetuán. También tuvimos que sacrificar Mulay Idris, otra ciudad sagrada que nos habría quitado demasiado tiempo. Lo digo porque con un día más a disposición las habríamos visitado. Además en los templos los que no son musulmanes tienen prohibido el acceso, así que habría sido una visita solamente parcial.

Dejamos el coche en un aparcamiento público justo entre la Medina y la puerta Bab Mansour, construida en 1732 y considerada como una de las obras más bellas de Moulay Ismael. Además es la puerta más grande de Marruecos y de África del Norte. La Medina es pequeña y tranquila, además después de dos días en Fés nos resultó “fácil” orientarnos y visitarla. Palacios, Mezquitas, todo se ve en poco tiempo, así que llegamos a la hora de comer que ya habíamos terminado. Nos tomamos un tajine en la plaza y yo me atrevo a comerme unos pinchos de carne que tenían buena pinta, pero me los sirvieron medio crudos. No me importa que la carne estuviese llena de moscas (no lo era, pero igual en la carnicería antes de que el dueño la comprase, si, vete tú a saber!) pero medio cruda no me fio. Así que me la llevo y se la doy a un mendigo que tenía un amigo que tenía un calés. Intentaron convencerme a dar una vuelta por la muralla. La verdad es que la muralla es muy extensa y nadie se atreve a rodearla andando. Yo no estaba convencido, además el amigo del mendigo era un borde de primera: tenía una chaqueta de esquiar y estaba chorreando sudor por las extremidades de los erizos. Yo estaba en manga corta, hacía una calor…!! Mi madre y mi tía, mis compañeras de viaje, me convencieron a aceptar. El tío llamó a su primo, nos habría conducido él, luego quiso un euro más de recuerdo (de-ne-ga-do), le quitó los pinchos al mendigos (los que le di yo) y comiéndoselos se fue. Todo un personaje.

La verdad es que una vuelta en calés, aunque me asquerosamente turística, fue interesante: el chofer se paraba para que viéramos palacios y mezquitas, hasta las escuderías de Moulay Ismail, donde un bereber extremadamente peculiar nos hizo de guía. El tío quería sacar fotos con nuestra cámara y lo hacía con arte (se ponía de espaldas y lo hacía en plan vaquero o nos decía adonde ponernos y quién de nosotros tenía que salir y quién no) se puso hasta a ulular una canción bereber en una habitación de la escudería donde su voz retumbaba. Lo más divertido es que él era muy serio y muy elegante. jeje

Volviendo pasamos por un barrio extremadamente pobre de la ciudad, donde la gente vivía en chabolas en el medio de juncos, árboles y basura. No saqué foto por respeto, pero me impactó mucho.

Nos metimos en el coche y llegamos a dormir en un motel en la cadena montuosa del Rif. El motel tiene hasta piscina, hay una concentración de extranjeros cazadores. El dueño, un macarra de negocios, decía que era el doble de Robert De Niro. No se le parecía mucho, pero estaba muy muy espabilado. Quizás demasiado. Pero el motel estaba bien, además servían cervezas y yo me tomé un par cenando, una gozada después de haber pasado toda la tarde conduciendo!

marocco meknes 01

En la escudería de Meknés, conocimos a un bereber que nos hizo de guía, explicándonos con mucha personalidad la historia y las anécdotas del sitio

marocco meknes 02

Al lado de Bab Mansour, unos caleses muy turísticos ofrecen un tour panorámico rodeando la muralla del Palacio Real.

marocco meknes 03

Recorriendo el perímetro de la muralla del Palacio Real de Meknés, muy larga por cierto, hay varias puertas de acceso, cada una decorada con motivos diferentes

marocco meknes 04

Dos mujeres y un niños bordeando la Medina de Meknés

marocco meknes 05

En los callejones de la Medina de Meknés se cruzan historias antiguas y modernas

marocco meknes 06

Techos y minaretes componen la parte aérea de Meknes

marocco meknes 07

La puerta Bab Mansour es la puerta más grande de Marruecos y de todo el Norte de África

marocco meknes 08

Una niña trae unas masas de harina a un horno, para convertirlas en pan

marocco meknes 09

El largo camino del calés pasa por un cuartel militar

marocco meknes 10

Las enormes escuderías de Moulay Ismail

marocco meknes 11

Un hombre se lava los pies antes de rezar

marocco rif 01

Niños jugando en el techo de un edificio en las montañas del Rif

marocco rif 02

Las montañas del Rif ofrecen muchas rutas de senderismos y panoramas espectaculares

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Marruecos, Meknés - Chefchaouen - Tetuán y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s